fbpx

Sony sorprende en el CES 2020 con su primer auto

Es un sedán eléctrico de altas prestaciones, con dos motores de 268 caballos, pero las grandes novedades están en el confort y la seguridad. El detalle de los sistemas que estrena

Sony sorprende en el CES 2020 con su primer auto | Garantia Plus

El coqueteo de Sony con el mundo automotor no es una novedad, ya que el éxito de su juego Gran Turismo Sport, exclusivo de la plataforma PlayStation, provocó que algunas marcas crearan modelos de súper deportivos para estar a disposición de los gamers. El llamador es fuerte: en 2019, el GT Sport superó los siete millones de jugadores activos, por lo que es una poderosa herramienta de marketing para las compañías de autos.

Hasta aquí la relación del gigante electrónico japonés con la industria automotriz había tenido un camino de ida, que en el CES 2020 de Las Vegas encontró su sendero de regreso: en la feria tecnológica, Sony presentó rompió el molde al presentar su primer auto, un prototipo, el Vision-S, un nombre que les es familiar a los gamers de PS porque ese es el denominador común de muchos de los hypercars que forman parte del universo GT Sport. No es un deportivo, sino un sedán eléctrico, de cuatro puertas y un arsenal de dispositivos de seguridad y confort a disposición de quienes lo aborden. Por ahora es un prototipo. Y la empresa no dio señales de si esta disruptiva incursión es temporal o permanente. Por ahora, sí, experimental.

No se trata de un desarrollo exclusivo de Sony sino que lo hizo en sociedad con otras empresas habitualmente vinculadas con la innovación tecnológica aplicada al campo automotor, entre ellas Continental, Bosch, Nvidia o Magna. Pero también intervino BlackBerry en el proyecto con el aporte de componentes para el auto. Y de momento no se conoció si alguna automotriz compartió el espacio en la concreción de esta sorpresa.

En donde no hay sorpresas es que el habitáculo del auto sea un alarde de pantallas, porque de esa forma Sony responde a su ADN digital. De hecho, impacta el enorme LED que se impone en el frente del habitáculo, de cara a los dos ocupantes delanteros, en una solución que ya había presentado Byton con el M-Byte. Incluso, en una pequeña lucha de redes sociales entre los dos asiáticos, el fabricante chino de autos chicaneó al nipón por haberle “copiado” el concepto ya visto en su crossover, una enorme pantalla de 48 pulgadas.

La compañía aplicó algunas de sus últimas tecnologías de imagen y sonido, así como su software con inteligencia artificial o la integración con la nube de Sony, con el fin de “actualizar y evolucionar continuamente sus funciones”, si bien el desarrollo del coche es fruto de la colaboración con un compendio de marcas.

Así, Sony se encargó de, por ejemplo, aportar el sonido 360 Reality Audio con altavoces integrados en cada asiento a fin de “ofrecer una experiencia de audio profunda e inmersiva”. A su vez, este mediano cuenta con hasta 33 sensores diferentes, con los que se les entrega a los usuarios la posibilidad de sostener un alto nivel de monitoreo tanto del habitáculo como del entorno del vehículo, y de esa forma “proporcionar un soporte de conducción altamente avanzado”.

En este sentido, Sony mostró además su nuevo LiDAR, su dispositivo robótico para la conducción autónoma provisto con tres sensores. Se trata de un hardware que en este caso permite un Nivel 2 de automatización pero que en el futuro, en caso de que pudiera concretarse el prototipo como un modelo de producción, permitiría llegar al Nivel 4, el penúltimo peldaño en esta tecnología que habilita prescindir del factor humano para el tránsito del auto.

Respecto a las prestaciones, el concept anticipa un tren de propulsión basado en dos motores eléctricos de 268 caballos que permiten al Sony Vision-S acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 4,8 segundos y llegar a una máxima (limitada electrónicamente) de 240 km/h. Mide casi cinco metros de largo y es pesado: 2350 kilos.

La evolución en el interior y la seguridad

El concepto de Safety Cocoon, o capullo seguro, es el que domina el auto, convertido en una zona segura para tanto para sus ocupantes como también para el resto del tránsito que lo circunda, ya que permite tener un control de 360 grados alrededor del vehículo, lo que promueve una preparación temprana para ayudar a evadir el riesgo. Así, se disemina un total de 33 sensores con el fin de detectar y reconocer personas y objetos dentro y fuera del automóvil, y proporcionar un soporte de conducción altamente avanzado.

Mientras supervisa todas las direcciones fuera del automóvil, la tecnología también prestará especial atención a los pasajeros que se encuentren dentro. Esto se suma a, por supuesto, proporcionar asistencia de autonomía en Nivel 2, que ofrece asistentes para cambio de carril y para estacionamiento automático.

La seguridad se verá también resguardada con cámaras y sensores cuyas imágenes se proyectarán en las pantallas del habitáculo. Detectarán vehículos y peatones que se aproximan y enviarán una alerta incluso antes de que puedan ser observados por el ojo humano.

Con el “360 Reality Audio” de Sony se ofrece una experiencia de audio “profunda e inmersiva” a través de altavoces integrados en cada asiento para encapsular a los pasajeros en el sonido. Los asientos delanteros se enfrentan a una pantalla panorámica en la que se puede disfrutar de contenido rico y diverso a través de una interfaz de usuario intuitiva.

Y con una de sus vedettes, la pantalla panorámica del frente del tablero, será como estar en un living sobre ruedas. En las plazas traseras también hay pantallas y todas estarán conectadas con los servicios de telefonía que ofrece Sony, con tecnología 5G. También se instalará un dial jog, que permite el control de video con la punta del dedo, incluso si el espectador ha elegido reclinar sus asientos.

Para mejorar la experiencia, el sistema de un vehículo se actualizará repetidamente. La inteligencia artificial en la nube interactuará y aprenderá como parte del dispositivo de detección, lo que le permitirá ser aún más perceptivo y funcional. Cuanto más tiempo una persona continúe usando el auto, más evolucionará el sistema, lo que resultará en experiencias más ricas y generará un nuevo atractivo.

Y dicha inteligencia se aplicará, por caso, en la climatización. Si el dispositivo detecta un pasajero dormido en el asiento trasero, el auto controlará automáticamente el clima alrededor de ese asiento a una temperatura adecuada. Seguirá aprendiendo, ya sea sobre las temperaturas preferidas de la cabina, la música, los ajustes de conducción, las rutas u otras preferencias de otros conductores y pasajeros. El objetivo es desarrollar un automóvil que aprenda cada vez que las personas lo aborden y se convierta en un socio inteligente.

Esta novedad de Sony eclipsó incluso el anuncio del logo del PlayStation 5. O tal vez estén relacionados, tanto que no sería sorpresa si el Vision-S aparece en el GT Sport.

 

10 enero, 2020

Otras

Compartir en: