Salón de la Movilidad de Munich 2021: los eléctricos llegaron para quedarse

La gran exposición bienal alemana que históricamente se desarrollaba en Frankfurt cambió de sede y de enfoque: el automóvil es ahora parte de un transporte sustentable, circular y climáticamente neutro

Salón de la Movilidad de Munich 2021: los eléctricos llegaron para quedarse | Garantia Plus

Desde que, en 2007, la Unión Europea decidió hacer obligatorio para 2020 el cumplimiento de la norma que estableció un promedio de emisiones de CO2 (dióxido de carbono) de 95 g/km para la gama de modelos 0km de cada fabricante, en los mayores salones de Europa (París y Frankfurt) comenzaron a aparecer tímidamente autos “eléctricos” (algunos eran meras carrocerías ploteadas), pero los modelos con motores de combustión, en especial los diésel, seguían siendo los reyes de la jungla.

Renault Mégane E-Tech Electric. La primera versión de la gama 100% eléctrica, una de las estrellas del salón, no solo rompe el molde con la impulsión, sino también con la silueta: estilo SUV en vez de mediano deportivo

Sin embargo, algunas automotrices se tomaron el tema más en serio que otras y desde 2015 comenzaron a aparecer en los autoshows varios concepts eléctricos (ver Los diez mejores de Munich 2021) y algún modelo de serie diseñado con motor de combustión reconvertido en EV; además de una apreciable cantidad de vehículos híbridos (que, aunque tienen un motor de combustión, sus emisiones rondan usualmente los 50 g/km de emisión de CO2, y permitían bajar el promedio general de las flotas). Pero, aunque los periodistas y los expertos nos apuramos en decir “el futuro ya llegó”, lo cierto era que en general se trataba de proyectos poco concretos. No había aún una auténtica cultura eléctrica.

Pero la postura inflexible de la UE respecto a no modificar las fecha límites (en 2020) y la amenaza de severas multas por no cumplir con el promedio de las flotas (se debe pagar 95 euros por cada gramo en exceso del promedio de 95 g/km por cada auto vendido), más el diéselgate de VW en Estados Unidos y la prohibición que anunciaron varias ciudades europeas para circular con autos convencionales en su territorio desde 2025, encendieron todas las alertas y aceleraron el proceso de reconversión de la industria para pasar de los motores que consumen combustibles fósiles a nuevas tecnologías “limpias”: electricidad, hidrógeno, combustibles sintéticos.

Kia Sportage PHEV. Salto de nivel del íntegramente nuevo SUV coreano, incluyendo el logo, y con mecánica híbrida plug-in (enchufable)

El futuro ahora nos alcanzó de verdad: con multimillonarias multas en ciernes (la UE emitirá su veredicto y los punitorios que le cabe a cada quien el 31 de octubre próximo), este Salón de Munich 2021, organizado por la VDA (Verband der Automobilindustrie, la asociación de la industria automotriz alemana), ya no es del “Automóvil” sino de la “Movilidad” (IAA Mobility) y, como es notorio, después de 70 años ya no tiene sede en Frankfurt.

Como se dijo varias veces en las crónicas de los últimos salones, este formato estaba en crisis a partir de una menor afluencia de expositores (que comenzaron a preferir eventos propios presenciales primero y virtuales, pandemia mediante, después) y, por lo tanto, de público. El fracaso de taquilla de Frankfurt 2019 determinó que la VDA lo mudara a Munich este año, tras evaluar también a Berlín y Hamburgo.

BMW i4. Un eléctrico fabricado en serie a la par de la Serie 4 de la marca bávara

El enfoque hacia la movilidad tiene su correlato en la búsqueda, ahora sí más seria, de que el automóvil cohabite con otros vehículos ecológicos (bicicletas, monopatines y más futuristas, que tuvieron un amplio espacio en esta exposición) para alcanzar un transporte climáticamente neutro o, lo que es igual, reducir la huella de carbono que produce el calentamiento global.

En ese contexto el cambio de paradigma fue drástico en este primer Salón de Munich: los modelos “exóticos” fueron los que tenían motor de combustión interna, mientras que la inmensa mayoría eran eléctricos, la impulsión unánime entre los siempre atractivos concept cars, los autos de lujo, y hasta en los compactos y los super deportivos.

Dacia Jogger. Siete plazas y motor turbonaftero TCe 110 para tentar a los usuarios que necesitan espacio

Entre los primeros se destacó el flamante Dacia Jogger, un hermano mayor del Duster pero con 7 asientos y el motor TCe 110 turbonaftero de la alianza Nissan-Renault, que además ofrece una motorización bi-fuel (otra tendencia en Europa), el LPG TCe 100, que puede utilizar gas licuado. Otro fue el Volkswagen Taigo, la versión europea del B-SUV estilo coupé Nivus fabricado (y diseñado) en Brasil, con los conocidos motores nafteros turbo TSI de VW. Ambos modelos apuntan a un público masivo, que puede pagarlos.

Más difícil es el caso de los eléctricos, cuya tecnología aún está lejos de estar amortizada y se encuentra en plena etapa de investigación y desarrollo, pese al apuro por lanzarlos pronto al mercado. Es el caso de dos concepts de autos compactos que aspiran a un gran volumen de ventas: el Renault 5 Prototype y el VW ID.Life, que se lanzarán en 2025 a un precio de unos 20.000 euros, bastante más caros que un auto “popular” con motor convencional.

Genesis GV60. Es el primer modelo de la marca de lujo de Hyundai con una plataforma eléctrica pura

 

Como siempre, las marcas alemanas fueron las preponderantes y no faltaron a la cita, con una enorme cantidad de modelos, Audi (con el concept grandsphere y el RS e-tron GT a la cabeza), BMW (con una gran variedad de autos y SUV eléctricos y de combustión: i4, iX, iX5 Hydrogen, Serie 2 Coupé, X3, X4) y Mercedes-Benz (EQB, EQE, EQG Concept y también potentes nafteros como el AMG GT 63 berlina y más). Dos deportivos para destacar, ambos eléctricos: el Cupra UrbanRebel, de la marca subsidiaria de Seat, y el impresionante Porsche Mission R, un GT de 1088 CV de potencia.

Esta vez, el cambio de paradigma de los automóviles hacia la electricidad no es una declamación. Se palpó en los stands de este exitoso Salón de Munich (que tuvo 400.000 visitantes presenciales y que también se mostró en forma virtual) y en la producción mundial: el 9% de los vehículos fabricados en agosto fueron modelos electrificados. Todo sea por el bien del planeta.

Fuente: por Gabriel Tomich – LA NACION

24 septiembre, 2021

NewsGP

Compartir en: