¿Qué significa un auto segmento A, B, C, D, E o F y para qué necesitamos saberlo?

La antigua forma de denominar el tipo de automóvil se ha tecnificado hace muchos años, sin embargo, mucha gente no sabe cuál es el límite entre uno y otro y para qué puede resultarnos útil conocer las diferencias

¿Qué significa un auto segmento A, B, C, D, E o F y para qué necesitamos saberlo? | Garantia Plus

Antes teníamos autos grandes, medianos y chicos, entre los cuales estaban los sedanes, las cupé y los familiares o rurales. Por otro lado estaban los deportivos, las camionetas o pick-up y los camiones. Con la llegada de los años 80 llegaron las pick-up medianas por un lado y las pick-up grandes carrozadas o sin caja. Y luego llegaron los autos pequeños o microcoches y los utilitarios o vans, de los cuales también hubo una distinción entre grandes, mediano y chicos. Finalmente llegaron los SUV.

Pero un día todo se puso en una nomenclatura técnica que, aunque sea intuitiva, tiene límites que en general no conocemos. Hoy nos hablan o leemos acerca de segmento A, B, C, D, E y F. D. Dentro de las SUV algo parecido, tenemos las B-SUV, o las C-SUV y hasta hay D-SUV. Veamos de qué se trata.

¿Y para qué debemos saber ese dato? Muchas veces nos pasará que, ante un cambio de categoría, pagamos más caro nuestro seguro, o pasamos de un nivel a otro de patente automotor en algunos países de la región. Incluso también nos puede servir al momento de decidir un cambio de auto familiar, porque puede ser que paguemos más caro un auto por su equipamiento, pero perteneciente a un segmento inferior, que de todos modos nos parezca más apropiado a nuestra búsqueda. Y finalmente, también suele ocurrir al momento de cotizar el alquiler de un automóvil que queremos usar en un viaje. En muchas compañías el catálogo de autos disponibles está segmentado por esa letra, que no sabemos qué significa.

Microcoches o autos micro

Como es de imaginar, su nombre nos habla de un auto muy pequeño. En general tiene solo dos asientos para conductor y acompañante, y lo más importante, motores muy poco potentes, y menos de tres metros de longitud. En muchos casos, estos autos tienen equipamiento muy básico y algunos no tienen aire acondicionado precisamente por la falta de espacio para el equipo que debe ir situado en la misma zona del motor. Por supuesto, también tienen un baúl de muy reducidas dimensiones. Siempre hay autos con mayor o menor equipamiento, pero en general, son los autos más baratos de cada marca. Incluso en muchos países, los microcoches no requieren licencia de conductor sino autorización de manejo por ser considerados como un Quad con techo.

Segmento A

Los automóviles de este segmento miden entre tres y 3,70 metros de largo. Normalmente, disponen de espacio ajustado para cuatro personas. Sus motores cuentan suelen ser de hasta cuatro cilindros y aunque hubo muchos modelos de 1,6 litros, en general tienen entre 1.000 y 1.400 cm3 de cilindrada. En general, son hatchback o dos volúmenes, es decir, no tienen guardabarros traseros y baúl, sino que el habitáculo está unido al compartimiento de equipaje, es decir que tienen dos o cuatro puertas y un portón trasero. Todavía, en su mayoría, tienen rodado pequeño, por lo que su estabilidad en rutas no es ideal para ir con cuatro pasajeros a una velocidad superior a los 100 km/h.

Segmento B

Este segmento engloba a los autos que más vemos en las calles. Como los anteriores, son perfectos para conducir por la ciudad y estacionar, pero tienen un equilibrio justo entre un auto citadino y uno que nos permita hacer viajes cortos con buena comodidad, estabilidad de marcha, economía y prestaciones. La categoría es hasta cuatro metros de largo, aunque en general no llegan al límite. Sus motores tienen un poco más de potencia, ya que llegan incluso a 2.0 litros, pero también los hay de menor cilindrada con turbo, lo que los hace muy ágiles en el tránsito por su tamaño y peso. Tienen mejor comodidad en las plazas traseras y un maletero o baúl de dimensiones razonables para guardar equipaje liviano para varios pasajeros o incluso una valija grande. Aunque admiten hasta cinco pasajeros, en ruta, con cuatro ocupantes, se desempeñan razonablemente también porque suelen tener rodado más grande.

Segmento C

También llamados compactos, este tipo de automóviles sí están pensados para cinco pasajeros, miden aproximadamente entre 4,30 y 4,50 metros de largo. La motorización es similar a la del segmento B, aunque ya no hay tantos motores de menor cilindrada sino entre 1,6 y 2,0 litros, y ya casi no quedan impulsores que tengan menos de 90 o 100 caballos de potencia. Consumen un poco más por su tamaño, pero son cómodos, estables y todavía se manejan con mucha agilidad en el tránsito. Aunque cada vez son más las versiones hatchback, todavía encontramos muchas opciones de tres volúmenes, con baúl, o en su defecto, ambas opciones de un mismo modelo, para que el consumidor elija la que mejor le parezca. En este segmento empiezan a aparecer las rurales o autos familiares.

Segmento D

Aquí encontraremos autos más voluminosos, con capacidad para cinco ocupantes cómodamente sentados, un tamaño de baúl considerable y dimensiones acordes. Tienen entre 4,50 y 4,90 metros de largo, y en paralelo con el mayor tamaño del auto, su peso y capacidad, tienen motores más potentes. Aparecen ya los motores de seis cilindros como una opción, y hasta los hay de ocho cilindros en algunos mercados. La potencia sube a más de 120 CV en todos los casos y el consumo también, aunque también suelen aparecer cajas de cambios de seis marchas, que contribuyen considerablemente a reducir ese mayor consumo de combustible por tener mejor escalonados los cambios y una marcha extra para gastar poco en ruta. También tienen rodado de 16″ en adelante, lo que colabora para una mayor estabilidad y seguridad en ruta. Si bien existen rurales de segmento C, es aquí donde aparecen como una opción en casi todas las marcas, según el mercado y gusto de los usuarios.

Segmento E

 

Son autos que superan los 4,75 metros y llegan a cinco metros de largo. Ya son similares a los que antes calificábamos como grandes. Son muy cómodos para cinco pasajeros y todo el equipaje de ellos. Sus motores tienen más de 150 CV y se encuentran casi siempre entre los seis y ocho cilindros. Las rurales son muy comunes porque permiten una mayor capacidad para baúl. No son muy cómodos en ciudad, tanto por sus dimensiones para el tránsito, como para estacionar.

Segmento F

Estos vehículos ya no nos presentan los problemas de conocer su segmento para saber cuánto pagarán de seguro y patente. Son caros, lujosos y súper equipados. Quien compra un auto segmento F sabe muy bien lo que está adquiriendo. Más de cinco metros de largo, mucha potencia en opciones de seis y ocho cilindros como constante, pero algún modelo con 10 o 12 cilindros también hay en mercados de autos suntuosos. Ya no es tan común ver opciones de rural, y más bien los encontramos en grandes sedanes o berlinas deportivas de dos puertas.

Usando las mismas letras pero ubicada delante de la sigla que los identifica como Sport Utility Vehicle, tenemos tres segmentos más, que son los B-SUV, los C-SUV y los D-SUV, y existen a partir de la “fibre del auto monovolumen” que llegó como una opción para los sedanes medianos. De a poco fue reemplazando a los que tenían una versión rural por poder dotarlos de un aire de auto que podía salir parcialmente del camino a terrenos sin demasiada irregularidad por su mayor despeje del suelo y aspecto casual o deportivo. Su éxito ha desencadenado en que vayan apareciendo cada vez más y en segmentos superiores y eso ha transformado la oferta, llegando a mezclarse con los que antes conocíamos como vans o pickups carrozadas. Pero esa es una historia que merece ser contada aparte.

 

Por Diego Zorrero – Para Infobae

18 junio, 2021

NewsGP

Compartir en: