¿Qué debemos tener en cuenta en el mantenimiento general del vehículo?

Para conservar el correcto funcionamiento del vehículo es necesario realizar mantenimientos preventivos de forma periódica.

¿Qué debemos tener en cuenta en el mantenimiento general del vehículo? | Garantia Plus

Para conservar el correcto funcionamiento del vehículo es necesario realizar mantenimientos preventivos de forma periódica. Si bien cada automóvil  tiene instrucciones de cómo llevar a cabo el mantenimiento, desde Ituran Argentina, recomiendan una serie de tareas a tener en cuenta.

Cambio de filtro y aceite: Este cambio dependerá de la marca y modelo del vehículo, pero se aconseja que se deben cambiar los filtros y el aceite cada 10.000 y 20.000 kilómetros de recorrido.

  • Filtro de aceite: con el desgaste del motor aparecen partículas metálicas que van hacia el lubricante, pero el filtro de aceite retiene esas partículas que pueden dañar el motor. Es por esto la importancia de su cambio cada vez que se cambia el lubricante.
  • Filtros de aire: es necesario su revisión porque es el encargado de garantizar que el aire llegue al motor sin partículas abrasivas. También, hay que tener en cuenta que depende de los ambientes donde se circula, es decir, que frente a caminos de tierra es imprescindible prestarle más atención a su mantenimiento.
  • Filtros de habitáculo: este filtro tiene por objetivo cuidar la salud de los ocupantes del vehículo, ya que contiene las partículas de polvo que se suspenden en el aire, evitando que ingresen al auto manteniéndolo limpio por más tiempo.

Es importante para garantizar la seguridad, tener en cuenta que con el tiempo y por el uso, las pastillas y los discos de freno se van gastando, así como el resto de los componentes.

  • Revisión de frenos: En el caso de las pastillas se debe controlar su grosor, que deben tener medio centímetro de espesor por lo menos. Una forma simple para detectar daños es a través de los sonidos, ya que cuando las pastillas hacen ruido, es porque hay una fricción entre ellas y el disco. Otra forma para detectar su correcto funcionamiento es pisando el freno. Si se sienten vibraciones significa que no están ejerciendo la presión adecuada y que los discos están dañados.
  • Neumáticos:  Es importante verificar que cuenten con la presión de aire suficiente y revisar cuán desgastados se encuentran los neumáticos y las bandas de rodadura.
  • Amortiguadores: Dentro del mantenimiento preventivo del vehículo, se debe revisar el estado de los amortiguadores. Deben proporcionar un buen nivel de suspensión al auto. Se recomienda su reemplazo cada 20.000 kilómetros para evitar fallas de resortes de suspensión, que pueden provocar accidentes.
  • Luces: estas son un elemento muy importante de la seguridad y deben funcionar perfectamente. Se deben revisar las luces preventivas y de emergencia, los faros de día, las luces largas y las luces cortas. Además, hay que realizar una limpieza profunda a los focos del vehículo de forma periódica.
  • Correa del motor: periódicamente hay que controlar que estén en buen estado las partes del motor del vehículo. La correa es la que conecta la polea del motor, uniendo los componentes para que el motor pueda moverlos. Cuando sufren alteraciones puede ocasionar una parada en el funcionamiento del alternador del auto. Este accesorio sólo debe cambiarse cuando está dañado, y la única manera de comprobarlo es con un examen visual, por lo que se debe incluir en la revisión.
  • Batería: las mismas suelen tener una vida útil de 3 a 5 años dependiendo de la calidad y el uso. En los chequeos preventivos se debe ver que sus conexiones estén limpias, firmes y libres de corrosión.  Por otro lado, los cables también deben encontrarse en perfecto estado.
  • Anticongelante: se tiene que revisar su nivel. Para añadir más cantidad, se debe colocar una mezcla homogénea que contenga un 50 % de refrigerante aprobado y el otro 50 % debe ser de agua destilada. La mayoría de las veces este cambio suele hacerse una vez al año.
  • Líquido hidráulico: se debe medir la cantidad que tiene el vehículo y su evaluación se tiene que hacer con el auto en caliente.  Si no es suficiente, se debe añadir más del líquido correcto.
  • Bujías: son los elementos que hacen al encendido del combustible y el oxígeno de los cilindros. Por lo general estas piezas se suelen reemplazar entre 30.000 y 60.000 kilómetros.
  • Escape: se debe controlar que no haya ruidos ni olores ajenos. Se tiene que inspeccionar los soportes y ganchos del mismo, ya que las fugas son muy peligrosas debido a que tienen efectos negativos como el envenenamiento por monóxido de carbono y el menor rendimiento del combustible.

1 abril, 2022

Consejos para tu auto

Compartir en: