fbpx

Nuevo Nissan Versa: con la elegancia y el estilo que le faltaba

La nueva generación del sedán compacto presenta un diseño más moderno, suma potencia, y adquiere un paquete de seguridad y tecnología que potencian su gran equipamiento. Llega en el segundo trimestre de 2020.

Nuevo Nissan Versa: con la elegancia y el estilo que le faltaba | Garantia Plus

El Nissan Versa es un vehículo que siempre se caracterizó por su relación precio-producto.

Es uno de esos autos que reúne las características que busca una familia: habitabilidad, gran capacidad de carga (el baúl es enorme), buen equipamiento y una mecánica eficiente. En definitiva, bondades que ofrecen casi todos los productos de las marcas japonesas.

El punto controversial es su diseño, que puede gustar o no, porque sobre gustos no hay nada escrito, pero que claramente ha quedado desactualizado respecto a sus rivales e incluso de otros modelos Nissan.

A pesar de todos sus puntos a favor, el año pasado se patentaron 2.398 unidades del Versa en nuestro país, ubicándose como el cuarto modelo de la marca a nivel ventas, detrás del Kicks, March y la pickup Frontier (fabricada en Córdoba). Actualmente, Nissan está octava en el ranking general (ha escalado dos puestos respecto de 2017), y es la segunda marca japonesa en cuanto a volumen de ventas, detrás de Toyota.

En 2020 la marca nipona planea mantener este crecimiento sostenido ofreciendo nuevas versiones de sus modelos, pero principalmente apostando al lanzamiento del nuevo Versa, que llegará en el segundo trimestre y será su novedad más importante del año.

La segunda generación de este sedán compacto fue presentada en 2019. Desde hace pocos meses se ofrece en casi todo Latinoamérica (excepto Brasil y Argentina), donde ha logrado muy buenos volúmenes de venta.

Fabricado en la planta mexicana de Aguascalientes, el Versa es todo un suceso en su país donde no sólo es número uno en ventas, sino que de ser considerado como una marca sería la cuarta del ranking de un mercado que, en 2019, vendió casi 1,5 millones de unidades.

El nuevo Versa que llegará a la Argentina en los próximos meses convivirá con la generación anterior fabricada en Brasil, pero para competir en la franja más alta de su segmento. Su evolución en materia de diseño, tecnología y equipamiento le permitirá competir contra modelos como el Chevrolet Onix Plus, Volkswagen Virtus y Toyota Yaris sedán.

Clarín viajó a México para tener un contacto previo a su llegada y también para ver cómo trabaja la fábrica de Aguascalientes, una de las más rápidas y avanzadas de la compañía en el mundo.

A primera vista es otro auto. Su diseño toma los rasgos distintivos de otros modelos como el Altima (su sedán más grande) y el Sentra, cuya nueva generación también llegará a la Argentina.

Sin dudas es un vehículo más moderno y armonioso, con cambios notorios en la trompa y en la cola donde todo es nuevo: faros, parrilla y rompenieblas, por un lado, y ópticas de LED en forma de boomerang, caída del parante trasero y techo con antena tipo tiburón.

En cuanto a dimensiones es unos centímetros más largo y ancho (3 y 5 respectivamente) que su antecesor, que ayudan a mejorar la capacidad de carga del baúl, que pasó de 460 a 466 litros, y el confort de los pasajeros traseros que, a partir de ahora, gozarán con un poco más de espacio a la altura de los hombros.

Esta segunda generación también incorporó mucho más equipamiento y tecnología. Por ejemplo, todas las versiones cuentan de serie con seis airbags, control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente y sensores de estacionamiento traseros.

Por su parte, las versiones más equipadas suman diferentes sistemas de asistencia a la conducción, como el freno automático de emergencia, que desacelera o frena el vehículo para evitar una colisión a baja velocidad, o bien, reduce los daños en colisiones a alta velocidad; alerta de tráfico cruzado, un dispositivo que monitorea la zona trasera del vehículo y emite un alerta si un vehículo se está aproximando; alerta de punto ciego, y de colisión frontal, entre otros.

Además cuenta con un monitor inteligente de visión periférica, compuesto por cuatro cámaras que monitorean todo lo que está alrededor del vehículo, otorgando una vista de 360° del vehículo.

El conjunto mecánico también ha evolucionado. El nuevo Versa está equipado con la segunda generación del conocido motor naftero de 1.6 litros, alimentado por un sistema de inyección secuencial multipunto, que entrega una potencia de 118 caballos de fuerza (12 CV más que anterior), y está asociado a una caja manual de cinco velocidades o una automática del tipo CVT (el anterior Versa posee una de 4 marchas).

Según detalla la marca, este propulsor recibió un tratamiento interno en sus cilindros (Mirror Boar Coating) que permite reducir la fricción y el consumo de combustible, y aumentar la potencia.

El comportamiento fue bueno, sobre todo en ciudad donde es silencioso y confortable. La dirección eléctrica recibió un ajuste en su asistencia, lo que la hace más indirecta y suave a baja velocidad. A medida que el auto levanta velocidad se va endureciendo de manera progresiva, brindando mayor firmeza y seguridad.

Sin embargo, es acá cuando más ruidoso se lo notó. Al momento de buscar mayor aceleración, aunque sin demasiada exigencia, la respuesta es algo lenta y el motor se va muy arriba en revoluciones, donde trabaja casi permanentemente; una condición que se repite en casi todos los modelos equipados con transmisiones CVT.

La posición de manejo es buena. La dirección se ajusta en profundidad y altura, mientras que la vista desde el puesto de conducción es clara. El instrumental es combinado: velocímetro con indicador de aguja y un gran display en el que se proyecta todo tipo de información, incluso el tacómetro.

La marca aún no informó la fecha precisa de su arribo, ni cómo estará compuesta su gama. Tanto la apuesta de la marca como el producto son buenos; el dato clave para conocer sus aspiraciones en el mercado local serán sus precios.

 

Por Hernán Oliveri – Clarín

6 febrero, 2020

NewsGP

Compartir en: