fbpx

Fin de fiesta para los autos premium: el dólar alto paraliza ventas y las marcas proponen tipo de cambio bonificado

En dos meses cambió el panorama y, de crecer a tasas de dos dígitos, pasaron a sufrir resultados negativos. Al problema de la devaluación se suma el impacto del impuesto, que ya afecta a varios modelos. Qué estrategias aplican las compañías para amortiguar la crisis

Fin de fiesta para los autos premium: el dólar alto paraliza ventas y las marcas proponen tipo de cambio bonificado | Garantia Plus

De un mercado récord a una situación de parate. Así es el panorama que están viviendo los concesionarios de marcas premium, que pensaban tener un 2018 récórd, con más patentamientos y mayor market share en el mercado argentino.

Pero la suba del dólar, cercana al 50% en lo que va del año, sumada a la incertidumbre que genera la volatilidad cambiaria, hicieron que este segmento se paralice y muchas operaciones de compra se hayan cancelado definitivamente.

El escenario que atraviesan las marcas importadas de alta gama se da en un contexto en el que las generalistas también vienen sufriendo por la devaluación.

Cabe destacar que el mercado general se desplomó un 18% interanual en junio. Y desde ACARA, entidad que reúne a los concesionarios, reconocieron con crudeza que ven “un mercado con una fuerte caída de cara a la segunda mitad del año”.

Los precios de los modelos nacionales o “Made in Brasil” comenzaron a ajustarse de manera más acelerada. Pero no se compara con el impacto que padecieron los importados, que cotizan en divisa estadounidense.

Así, quienes tienen pesos en la mano se encuentran con que difícilmente llegan financiar la compra de un vehículo premium. Mientras que muchos de los potenciales compradores que tienen dólares, prefieren no tomar decisiones y guardarse los billetes hasta que el panorama aclare. Y esto se está notando en las estadísticas.

Tomando como referencia las marcas de alta gama más importantes, entre ellas Audi, BMW y Mercedes Benz, e incluyendo otras que en los últimos meses multiplicaron su oferta de productos aprovechando el boom de demanda (como Volvo, Jaguar, Land Rover, Porsche, Alfa Romeo o Mini) se observa que las ventas desde enero y hasta el 10 de julio de 2017 habían totalizado 10.459 unidades.

Este año, comparando el mismo período, las operaciones sumaron 9.885 vehículos. Si bien se trata de una baja del 5%, la realidad es que el desplome recién se evidenció en las últimas semanas. En efecto:

-En junio de 2017 se habían vendido 1.568 autos premium frente a las 1.104 unidades de este año, con un derrumbe de casi 30%.

-Ya en julio, comparando las primeras dos semanas del año, la diferencia es incluso superior: en 2017 se habían patentado más de 660 unidades, mientras que ahora no se alcanzaron las 330.

Por ahora, en el acumulado del año, se observa que Mercedes Benz arrastra una caída de 10%; en el caso de BMW, la misma es del 18%; Alfa Romeo retrocedió un 56%; Volvo, un 8% y Porsche un 53 por ciento.

Preocupación por el impuesto
En cada marca se analiza la situación modelo por modelo y caso por caso antes de tomar decisiones sobre cómo sostener las operaciones y no quedar con un stock frenado en las agencias, ya que el mercado estaba pensando para un mayor volumen.

Y esto es algo que involucra a todo el sector. Dante Alvarez, presidente de ACARA, alertó que “los concesionarios tenemos hoy un nivel de stock que es el mas alto de la historia, debido a la gran oferta de modelos, y a una demanda que se ha vuelto escasa y selectiva, y es algo que tenemos la necesidad imperiosa de solucionar”.

En una de las marcas premium líderes en la Argentina explicaron a iProfesional que, por el momento, uno de los temas que más les preocupa y que siguen de cerca es el impuesto interno.

El objetivo es mantener los precios de los modelos de entrada de gama por debajo de $1.250.000, a fin de evitar caer en la zona roja del tributo.

Sucede que, pasado ese límite, el valor de venta al público se dispara un 25% por efecto del gravamen, sacando aun más a los vehículos premium del radar de los compradores.

En otra marca premium también reina la preocupación: algunos modelos ya pasaron el límite y otros están a un paso. Rezan para que el dólar no siga subiendo, ya que esto provocaría que todos el porfolio reciba el castigo tributario.

Desde una firma europea aseguraron que las operaciones están “casi paralizadas” porque, además del dólar, impactaron otras cuestiones como las vacaciones de invierno o, incluso, el Mundial de Fútbol, dado que muchos clientes tradicionales viajaron en su momento a Rusia.

Sin embargo, más allá de estas variables, no creen que el mercado recupere los niveles de venta que se venían dando. Así, como el resto del mercado en general, pronostican un cierre con fuertes caídas.

Acciones para evitar la crisis
Lo que están haciendo algunas empresas para evitar el colapso es ofrecer una bonificación en dólares o vender algunos modelos a un valor más bajo que la referencia oficial, para que los clientes puedan hacer una buena diferencia.

Como estos vehículos cotizan en moneda dura, al convertirlos a $22 o $25 esto se transforma en un anzuelo para quien llega con pesos en la mano, dado que resulta entre un 21% y un 10% menos que el nivel fijado por el BCRA.

De esta manera, amortiguan un poco el impacto de la devaluación, de casi 70% el último año.

Respecto de la primera estrategia, Mercedes Benz había lanzado a la venta el nuevo AMG SLC 43 a un precio de u$s127.500. Sin embargo, la automotriz de la estrella, a través de su red de concesionarios oficiales, ahora ofrece un incentivo u$s15.000 + IVA para todos aquellos clientes que adquieran el modelo hasta septiembre.

También hay bonificaciones en accesorios. Por ejemplo, en el concesionario La Merced de Pilar se puede obtener un 20% de descuento hasta el 14 de julio en cualquier adicional que se quiera sumar al vehículo.

En el caso de BMW, también la estrategia está enfocada en ofrecer atractivas rebajas.

“Bmw lanzó fuertes bonificaciones para atraer al público a partir de la suba del dólar y del freno de las ventas”, comentaron desde el concesionario Bremen.

También en Jaguar y Land Rover recurrieron a estrategias similares.

“Todos nuestros vehículos ya habían sido alcanzados por los cambios de impuestos internos desde el mes de enero. Por ese motivo, nuestras previsiones de patentamietnos para el 2018 eran de 200 unidades”, explicaron en Ditecar, importador de la marca.

“De esta forma, la devaluación de los últimos meses no nos afectó directamente. Sin embargo, sí notamos mucha incertidumbre en el mercado, porque nuestras listas de precios siempre se movieron en dólares y hay compradores que están esperando a que se estabilice”, agregaron desde el grupo importador.

Por el momento no se cambiaron los planes de ventas anuales y mantienen el calendario de lanzamientos.

En cuanto a las promociones, durante el mes de julio buscan alentar las ventas de dos modelos: el Jaguar XE y F-Pace, con un dólar bonificado a $25.

“Mes a mes, vamos estudiando el mercado y vemos si es necesario aplicar algún tipo de promoción”, agregaron.

También en otras marcas que no son de alta gama pero que tienen sus precios en dólares la medida más inmediata fue tomar una cotización más baja.

Es el caso de Hyundai, que ofrece la Creta, el SUV más chico, con un dólar a $20,50, mientras que el resto de los modelos, entre ellos Tucson y Santa Fe, los venden tomando una cotización de 25 pesos.

Audi es, entre las marcas de alta gama, la que hasta ahora tiene menos problemas: creció más de un 50 por ciento.

Sin embargo, para contrarrestar el impacto de la devaluación, la compañía optó por sumarse a la ola de beneficio, ofreciendo financiación a una tasa del 0% por hasta 450.000 pesos.

Consultados sobre los resultados que están logrando con estas estrategias, en el mercado premium reina la cautela.

Aseguran que están logrando captar interés por parte de un segmento del público, pero que ahora el principal enemigo para el sector es la volatilidad.

En tanto y en cuanto el mercado cambiario no se estabilice, son muchos los compradores -especialmente los que se manejan en pesos-, los que ven más lejana la posibilidad de inclinarse por la compra de un modelo de alta gama.

 

Guillermina Fossati

19 julio, 2018

NewsGP

Compartir en: