fbpx

BMW Serie 1: el compacto que desafía a la historia

Esta nueva generación va contra la tradición de la marca, ya que cuenta con un motor de 3 cilindros y tracción delantera.

BMW Serie 1: el compacto que desafía a la historia | Garantia Plus

Al ampliar sus gamas y su variedad de clientes, a las marcas de lujo no les quedó otra que adaptarse y hacer concesiones que años atrás hubieran sido un sacrilegio. Y por supuesto que BMW no está fuera de esta ecuación. Por eso, qué mejor que mejor que empezar por su modelo más millenial, el Serie 1, el auto más accesible de la marca alemana.

Para la nueva generación de este vehículo compacto la compañía diseñó un esquema que en el pasado hubieran causado un repudio en masa de los fanáticos de la marca: tracción delantera y motor de 3 cilindros.

Y aunque no fue el primero de la marca en tener tracción delantera (antes lo habían ofrecido el Serie 2 Active Tourer, el X1 y el X2), no se trata de un SUV o un monovolumen, sino que es un auto y eso lo conecta más con la tradición y el pasado de la marca bávara.

BMW Serie 1. Esta versión SportLine 118i cuesta US$ 51.800.

A esta configuración hay que sumarle una transición de estilo que atraviesa BMW con la que también desafía a su legado y pone los pelos de punta a los que siempre adoraron los diseños de la compañía alemana. Si hay un guiño estético que caracterizó desde sus orígenes a los autos de esta marca de lujo ese es el par de “riñones” que van en el centro de la trompa.

En la transición de estilo se incluye un aumento sin precedentes del tamaño de esos riñones, que en algunos casos, si se los compara con modelos de los 70 y los 80, hasta parecen una caricatura. Pero al fin de cuentas, todo se trata de una cuestión de gustos y, por los resultados de ventas, están siendo mu bien aceptados por los usuarios.

En BMW 118 que manejó Clarín se nota el mayor tamaño de esos riñones, como también se aprecia una trompa más redondeada, más suavizada, lejos del filo que mostraron las generaciones precedentes del modelo más chico de la marca. Yes de esos autos que luce mucho mejor en vivo que en fotos, especialmente por la idea de solidez que dan los laterales el sector trasero, con mucha “chapa” y poco vidrio.

Por dentro también cambia y mucho, logrando un ambiente más “tecnológico”. No quiere decir que los modelos anteriores no lo hayan sido en su momento, pero estéticamente priorizaban la sobriedad histórica de la marca.

La posición de manejo es cómoda y se logra muy fácilmente gracias a las múltiples regulaciones que ofrece, pero el conductor va sentado más arriba que antes. Atrás el espacio no sobra pero es suficiente para que dos adultos viajen con relativo confort. El piso plano en plazas traseras (impensado en un BMW con tracción trasera, ya que contaría con un túnel de transmisión) permite sumar un tercer ocupante en el asiento posterior, pero que no sea para una distancia muy larga.

La calidad general de los materiales del interior es muy buena, lo mismo que la nitidez y definición que dan sus pantallas, tanto la táctil de la consola central (que se complementa con el centro de control con “ruedita” y botones que se encuentra en la parte baja de la consola central) como la que diseña la información del tablero de instrumentos, a pesar de que no brinda distintas opciones de vistas.

BMW Serie 1. La calidad de los materiales es muy buena, así como la posición de manejo.

La decisión de incorporar un motor naftero de 3 cilindros y 1.5 litros responde a exigencias sobre emisiones de otros países. Y el resultado es simplemente extraordinario.

Si bien sus 140 caballos de fuerza pueden estar un poco lejos de los niveles de potencia que la marca puede ofrecer en otras versiones (la versión M153 cuenta con 306 caballos), el rendimiento que tiene en el día a día es ampliamente satisfactorio.

A diferencia de otros motores de 3 cilindros, el del 118 no transmite vibraciones y no es tan ruidoso. Gracias a su torque muy alto (220 Nm), disponible de forma pareja dentro del rango de uso cotidiano (y un poco más), entre las 1.480 y las 4.200 rpm. Esto se traduce en una respuesta inmediata, favorecida también por una caja automática de doble embrague que pasa de una marcha a otra con gran velocidad.

BMW Serie 1. El motor de 3 cilindros ofrece un generoso torque de 220 Nm, disponible en el rango de uso cotidiano.

En ruta no desentona para nada y brinda reacciones enérgicas. Un sobrepaso, por ejemplo, se puede realizar sin sobresaltos. En resumen, se comporta mucho mejor que la idea que puede prefijar su ficha técnica.

Su comportamiento dinámico es también destacable, con una gran estabilidad en ruta y reducidos balanceos de carrocería al doblar. Aunque quienes hayan conducido previamente un BMW, notarán que las reacciones serán otras. El confort de marcha es agradable, a pesar de contar con unos neumáticos de bajo perfil.

Esta versión Sport cuesta US$ 51.800 y en el haber aparecen los faltantes de sistemas de asistencia activa de la conducción. Pero el debe se acumulan un gran rendimiento con bajo consumo y un comportamiento distinto a lo de siempre pero irreprochable.

 

 

Por Gabriel Silveira – Para Clarín

6 noviembre, 2020

NewsGP

Compartir en: