Análisis Chery Tiggo 4: uno de los SUV más económicos del mercado

Llega de China para ampliar la oferta de la marca entre los compactos. Gran espacio interior y buen equipamiento.

Análisis Chery Tiggo 4: uno de los SUV más económicos del mercado | Garantia Plus

El Tiggo es el gran embajador de Chery en la Argentina. Fue el encargado de abrirle las puertas a la marca china en nuestro país cuando desembarcó allá por 2008.

En ese momento, el Tiggo 3 se convirtió en la única alternativa al Ford EcoSport, el creador del segmento de los SUV compactos que hoy cuenta con entre 15 y 20 modelos de marcas diferentes.

Claro que en el aquel momento corría con una enorme desventaja; primero por competir contra una marca popular y de un gran arraigo para los argentinos; y segundo, porque se trataba de un modelo chino, con todos los prejuicios e incertidumbre que eso generaba.

Chery Tiggo 4. Llega desde China con el restyling que la marca develó en el Salón del Automóvil de Shanghai de 2018.

El Tiggo 3 no solo sobrevivió al paso del tiempo. Se convirtió en el caballo de batalla de la marca china y en uno de los referentes de su categoría, siempre con buenos resultados en ventas gracias a su relación precio-producto. No hay que olvidarse que en los últimos años Chery supo absorber muy bien los embates de la economía, manteniéndolo entre los SUV más económicos del mercado.

De hecho, con una gama que arranca desde US$ 16.100 (equivalentes a $1.646.225, según la cotización actual del dólar oficial BNA) el Chery Tiggo 3 es el SUV más económico del mercado. Y por varios cuerpos.

Además del precio, el Tiggo 3 ostenta el baúl más grande de su categoría (550 dm3), un atributo muy preciado dentro de un segmento en el que la capacidad de carga promedio es poco satisfactoria para una familia tipo.

Lo cierto es que el éxito del Tiggo tanto en Argentina como en otros mercados colaboró para que la marca se inclinara en el desarrollo de otros modelos de este tipo.

Chery Tiggo 2 PRO. La evolución del SUV más chico de la marca llegará en el último trimestre, y en un principio convivirá con el Tiggo 2.

En nuestro país, además el Tiggo 3, Chery también comercializa el Tiggo 2, el Tiggo 5 y este Tiggo 4, mientras que antes de fin de año se espera la llegada, primero, del Tiggo 2 Pro y después del Tiggo 7.

Tiggo 4, una opción más moderna
Fue lanzado a fines de 2020, y por precio la marca lo ubicó entre el Tiggo 3 y el Tiggo 5.

La gama está compuesta por dos versiones equipadas con un motor naftero 2.0 litros de 122 caballos de fuerza que puede estar asociado a una caja manual de 5 marchas o a una automática tipo CVT (continuamente variable). Su precio es de US$ 20.600 (equivalentes a $ 2.106.350) para la variante manual y de US$ 21.900 ($ 2.239.275) para la automática.

En los próximos meses se sumarán otras dos variantes con un motor naftero 1.5 litros, turboalimentado, de 115 caballos de fuerza, que también serán ofrecidas con los dos tipos de transmisión.

Teniendo en cuenta su precio, la calidad y terminación del Tiggo 4 es muy buena, y en muchos casos superior a la de varios de sus rivales Mercosur.

Por tamaño, el Tiggo 4 es unos centímetros más chico que el Tiggo 3. La gran diferencia es que no lleva la rueda de auxilio (de uso temporal) colgada del portón trasero, sino guardada en el baúl, lo que le quita algo de capacidad (340 dm3) y lo ubica en el rango promedio del segmento.

Mide 4,32 metros de largo y su diseño corresponde al restyling que la marca presentó en el Salón del Automóvil de Shanghai en 2018.

Por dentro se aprecian dos de sus grandes atributos; el primero tiene que ver con calidad de terminación, en muchos casos superior a la de varios competidores fabricados en la región.

El espacio en la plaza trasera es muy amplio. Vale aclarar que ambas versiones cuentan con apoyacabezas central.

En segundo lugar, el espacio. Porque viajar en un Tiggo 4 es confortable. Sobre todo en las plazas traseras, en donde pueden acomodarse perfectamente dos adultos y un niño, ya que hay lugar de sobra tanto para descansar las piernas (es amplia la distancia entre las rodillas y los respaldos de las butacas delanteras) como la cabeza, sin estar “apretado” por el techo.

Por otro lado, el modelo se queda cortos en algunos detalles. Por ejemplo, el volante no se regula en profundidad (sí en altura) lo que impide encontrar una posición de manejo ideal. Tampoco cuenta con airbags laterales ni con sistemas de asistencia a la conducción, como si ocurre con varios de sus competidores. Eso sí, trae control de estabilidad de serie en ambas versiones.

En líneas generales el equipamiento del Tiggo 4 es completo. No hay que olvidarse que es uno de los SUV más económicos del mercado y que la incorporación de estos elementos elevaría su precio.

La capacidad del baúl es de 340 dm3.

Donde no es muy económico es en el consumo. Y el gran responsable es su motor 2.0 litros de 122 caballos, que promedia 9,5 litros cada 100 kilómetros en un uso combinado entre ciudad y ruta.

Se trata de un propulsor que no se caracteriza por sus respuestas inmediatas, ya que entrega lo mejor de sí recién a partir de las 4.000 vueltas.

La caja manual de quinta está configurada para un paso de marchas corto que, si se busca mayor reacción, será necesario estirarlas y forzar un poco el motor (se vuelve algo ruidoso a partir de las 3.000 vueltas). Por eso una sexta marcha ayudaría a relajarlo mucho más y a cuidar su consumo.

Por su parte, la variante automática lleva una CVT de 7 marchas simuladas que mejora su confort de marcha y comportamiento. Ofrece dos modos de conducción: ECO, para optimizar el consumo, y SPORT para lograr respuestas rápidas sin que el motor sufra más de la cuenta.

En síntesis, el Tiggo 4 es una opción interesante para quienes buscan un SUV compacto espacioso y bien equipado a un precio muy competitivo.

Fuente: Por Hernán Oliveri – Clarín

20 agosto, 2021

NewsGP

Compartir en: