fbpx

9 consejos básicos para que prepares tu auto para la primavera

Te pasamos unas recomendaciones para que realices una serie de tareas de mantenimiento para evitar problemas más costosos en el futuro.

9 tips de mantenimiento para dejar tu auto listo para la primavera

Después de más de 200 días de aislamiento social preventivo y obligatorio, que abarcó todo el otoño y el invierno, la llegada de la primavera y los días lindos junto al fin de algunas restricciones en la circulación son la combinación ideal para que muchos se suban al auto y busquen algún destino para ir a pasear.

Pero para quienes quieran salir con el coche deben tener en cuenta que lo peor aún no pasó, en muchos sentidos. Primero, en materia de sanidad, debemos saber que todavía existen altos niveles de contagio por lo que debemos extremar los cuidados cuando vayamos a algún lugar. En segundo lugar, en lo que respecta a cuestiones meteorológicas, esta estación del año se caracteriza por pasar del buen clima a chaparrones, o incluso granizo, en cuestión de minutos. Por lo que es muy importante que realices una serie de tareas de mantenimiento para evitar problemas más costosos en el futuro.

Es por esto que te traemos nueve tips de mantenimiento que debes controlar en primavera, sobre todo luego de haber pasado una larga cuarentena con el auto casi parado.

1. Presión y dibujo de los neumáticos.

Una presión correcta es fundamental para manejar bien el coche y que los neumáticos no se desgasten prematuramente. Si notas que tu coche tiende a irse hacia un lado, entonces puede ser que los neumáticos no tengan la presión adecuada.

Presión inferior a la recomendada: Hace que los neumáticos se calienten antes y se desgasten más rápido, y que el coche consuma más combustible. Además, los riesgos de desllantar o sufrir aquaplaning son mucho mayores.
Presión superior a la recomendada: puede provocar que el neumático se desgaste más por la parte central de la banda de rodadura y se estropeen antes las suspensiones, porque el coche soporta peor las irregularidades y baches del asfalto.

También debés revisar el “dibujo” o banda de rodadura de los neumáticos, no solo para garantizar el desgaste parejo, sino también comprobar que tenga un buen agarre, evitando el deslizamiento en los días de lluvia. Un método casero pero efectivo, es controlarlo introduciendo una moneda de un peso en la ranura del neumático.

2. Cambio de filtro de aire

Luego de un largo otoño e invierno en donde el auto estuvo acumulando polvo, tierra, suciedad, ácaros y bichos de todo tipo que se van acumulando en el filtro del habitáculo. De ahí la importancia en cambiarlo, ya que no sólo evita que entre polvo u otras partículas al interior del coche, sino que ayuda a mantener limpios los conductos del aire acondicionado. Es clave, sobre todo, para las personas que sufren de alergias en esta época del año.

Además, al cambiar los filtros, podrás hacer frente a la humedad que se forma en los cristales, aunque esto depende también del lugar donde estés y de la temperatura. Cuanto más calor hace, mayor es su capacidad para contener pequeñas gotas de agua en suspensión y viceversa. Así, por ese motivo, la condensación aparece siempre en las zonas sobre las que el aire se enfría con rapidez, como el parabrisas y las ventanillas. Una primera medida para mitigar la humedad es mantener estas superficies siempre lo más limpias posibles. ¿Por qué? Las partículas de polvo actúan como el papel absorbente: atraen el agua y facilitar que se precipiten en gotas cada vez mayores.

3. Estado de la batería

La batería es una de las partes del coche que más sufre durante el invierno. Las bajas temperaturas pueden deteriorarla muy rápido y, con ello, hacer que el coche te deje tirado en cualquier momento. Si la batería de tu coche tiene más de cuatro años y notas que desde que arrancas el motor hasta que se enciende tarda unos segundos, deberías pensar en cambiarla.

Mirá acá nuestros 10 consejos para que la batería del auto dure más. CLICK ACA

4. Controlar el líquido anticongelante

A medida que las temperaturas suben, es importante asegurarse de que el motor del coche se está refrigerando adecuadamente. Si el piloto de aviso se enciende o si, simplemente no se ha comprobado el nivel de refrigerante en un tiempo, conviene abrir el capó y comprobar el nivel del líquido. La mayoría de los automóviles tienen un medidor de nivel de líquido anticongelante.

Si finalmente es necesario añadir un poco de líquido refrigerante, hacelo siempre cuando el coche este frío y situado sobre una superficie llana. Lo contrario puede ser muy peligroso.

5. Revisá las escobillas y el líquido limpiaparabrisas

Hay estudios que indican que el 7% del tiempo que tu coche pasa en marcha estará con las escobillas en funcionamiento. Si tenemos en cuenta que el 18% de los accidentes mortales se producen cuando llueve, está claro que no hay que escatimar en las escobillas, claves para una correcta visibilidad en caso de lluvia.

Mirá este video donde te damos unos consejos de mantenimiento de escobillas.

6. Controlá los frenos

Antes de realizar un viaje largo es importante que compruebes el estado de los frenos. Si notás que el pedal de freno va más duro de lo normal, que el coche tarda más tiempo en frenar o si se ha encendido el piloto de la luz de freno, hay bastantes posibilidades de que necesites unas pastillas o discos nuevos.
Comprobá también el nivel del líquido de frenos, ya que no debe ser ni superior ni inferior a los parámetros establecidos por el fabricante.

7. Controlá el sistema de iluminación

Las luces de tu coche son claves para ver y ser visto. Antes de nada, chequeá que todas las funciones de iluminación y señalización funcionan correctamente. En caso necesario, tendrás que cambiar las lámparas que no lo hagan.

Es importante comprobar la altura y regulación de las luces. De este modo, evitaremos deslumbrar a quien se cruce con nosotros en la ruta por la noche y garantizaremos una óptima visibilidad.
Si tenés que hacer un cambio recordá que es recomendable cambiar las lámparas del coche por parejas, para garantizar un óptimo funcionamiento del sistema.

8. Limpieza exterior del coche

De poco vale tener unos faros perfectos si después los cristales y faros están cubiertos por una capa de suciedad. Es clave una buena limpieza del coche para asegurarnos de ver bien y ser vistos. Las principales zonas que debemos mantener perfectamente limpias son: cristales, faros, antinieblas, retrovisores y reflexivos.

9. Elementos de seguridad

No olvides llevar los recambios necesarios: rueda de auxilio con la presión necesaria, un juego de luces, dos triángulos homologados y el chaleco reflectante. Si el destino es una zona de montaña no está de más un rascador de hielo (aunque sea ya primavera todavía puede helar), cadenas y guantes para su instalación. En épocas de Covid-19 también deberías incorporar como elementos de seguridad, alcohol en gel, algún líquido sanitizante o aerosol desinfectante y por qué no, algún barbijo o tapaboca de backup que nunca está de mas.

Fuentes: DGT, Autoblog, cochespuntocom.

2 octubre, 2020

Consejos para tu auto

Compartir en: