fbpx

Se cae un mito: los autos autónomos no podrán evitar todos los incidentes de tránsito

Como se están desarrollando hoy, solo podrían impedir un tercio de los choques.

Se cae un mito: los autos autónomos no podrán evitar todos los incidentes de tránsito | Garantia Plus

Las asistencias al manejo, como antesala de una conducción 100% autónoma, hoy ayuda a prevenir siniestros de tránsito o minimizar los daños que puedan causar.

Pero aquella promesa de que los incidentes viales iban a desaparecer por completo con la llegada de los vehículos que se manejen solos parece que no va a poder ser cumplida.

Los errores de un conductor juegan un papel trascendental en prácticamente todos los choques. Es por eso que la automatización se ha mantenido como un posible cambio de juego para la seguridad.

Pero los vehículos autónomos podrían prevenir solo alrededor de un tercio de todos los choques, según un nuevo estudio del Instituto para la Seguridad de las Carreteras (IIHS por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

“Es probable que los autos totalmente autónomos eventualmente identifiquen los riesgos mejor que las personas, pero descubrimos que esto por sí solo no evitaría la mayor parte de los choques”, dice Jessica Cicchino, vicepresidenta de investigación del IIHS y coautora del estudio.

El pensamiento convencional indica que los vehículos autónomos podrían algún día hacer que los choques sean cosa del pasado. La realidad no es tan simple.

Según una encuesta nacional de accidentes reportados por la policía de los Estados Unidos, el error del conductor es la falla final en la cadena de eventos que lleva a más de 9 de cada 10 incidentes.

Pero el análisis del instituto sugiere que solo alrededor de un tercio de esos choques fueron el resultado de errores que los vehículos autónomos deberían evitar, simplemente porque tienen una percepción más precisa que los conductores humanos y no son vulnerables a la incapacidad.

Para evitar los otros dos tercios, tendrían que programarse específicamente para priorizar la seguridad sobre la velocidad y la conveniencia.

“Construir automóviles autónomos que conducen tan bien como las personas es un gran desafío en sí mismo”, dice Alexandra Mueller, científica investigadora del IIHS.

“Pero en realidad tendrían que ser mejores que eso para cumplir las promesas que todos hemos escuchado” detalla Mueller.

Para estimar cuántos accidentes podrían continuar ocurriendo si los autos autónomos están diseñados para tomar las mismas decisiones sobre el riesgo que los humanos, los investigadores del IIHS examinaron más de 5.000 incidentes reportados por la policía en una encuesta nacional de accidentes en los EE.UU.

Esta muestra es representativa de incidentes en aquel país y contempla casos en los que al menos un vehículo fue remolcado y se llamaron a servicios médicos de emergencia.

El equipo del IIHS revisó los archivos del caso y separó los factores relacionados con el controlador que contribuyeron a los choques en cinco categorías.

  • Errores de detección y percepción: incluyeron cosas como distracción del conductor, visibilidad impedida y no reconocer los peligros antes de que fuera demasiado tarde.
  • Errores de predicción: cuando los conductores juzgaron mal una brecha en el tránsito, calcularon incorrectamente qué tan rápido iba otro vehículo o hicieron una suposición incorrecta sobre lo que iba a hacer otro usuario del camino.
  • Errores de planificación y decisión: incluyeron conducir demasiado rápido o demasiado lento para las condiciones del camino, conducir agresivamente o dejar muy poca distancia de seguimiento del vehículo que se encontraba adelante.
  • Errores de ejecución y rendimiento. fueron aquellas maniobras evasivas inadecuadas o incorrectas, intento de corrección exagerada y otros errores en el control del vehículo.
  • Incapacidad: implicaba discapacidad debido al uso de alcohol o drogas, problemas médicos o quedarse dormido al volante.

Los investigadores también determinaron que algunos choques eran inevitables, como los causados ​​por una falla del vehículo, como el estallido de un neumático o un eje roto.

Para el estudio, los investigadores imaginaron un futuro en el que todos los vehículos en el camino sean autónomos. Asumieron que estos vehículos futuros evitarían los choques que fueron causados ​​exclusivamente por errores de percepción o que involucraron a un conductor incapacitado.

Esto se debe a que se podría esperar que las cámaras y sensores de vehículos totalmente autónomos monitoreen el camino e identifiquen los riesgos potenciales mejor que un conductor humano y que sean incapaces de distraerse.

Los choques debido a errores de detección y percepción representaron el 24% del total, y la incapacidad representó el 10%. Esos accidentes podrían evitarse si todos los vehículos en el tránsito fueran autónomos, aunque requieran sensores que funcionaran perfectamente y sistemas que nunca fallen.

Los dos tercios restantes aún pueden ocurrir a menos que los vehículos autónomos también estén específicamente programados para evitar otros tipos de errores de predicción, toma de decisiones y rendimiento.

Por ejemplo, el choque de un vehículo de prueba de Uber que mató a un peatón en Tempe, Arizona, en marzo de 2018.

Su sistema de manejo automatizado inicialmente tuvo que esforzarse para identificar correctamente a Elaine Herzberg, de 49 años, al costado del camino. Pero una vez que lo hizo, no fue capaz de predecir que cruzaría frente al vehículo ni pudo ejecutar la maniobra evasiva correcta para evitar atropellarla.

Los errores de planificación y decisión, como el exceso de velocidad y las maniobras ilegales, fueron factores contribuyentes en aproximadamente el 40% del estudio.

El hecho de que las decisiones deliberadas tomadas por los conductores puedan provocar accidentes indica que las preferencias del conductor a veces pueden entrar en conflicto con las prioridades de seguridad de los vehículos autónomos.

Para que los vehículos autónomos cumplan con su promesa de eliminar la mayoría de los choques, deberán estar diseñados para centrarse en la seguridad en lugar de la preferencia del conductor cuando esos dos están en desacuerdo.

Los vehículos autónomos no solo deberán obedecer las leyes de tránsito, sino también adaptarse a las condiciones del camino e implementar estrategias de manejo que den cuenta de la incertidumbre sobre lo que harán otros usuarios. Por ejemplo, conducir más lentamente que un conductor humano en áreas con alto tránsito de peatones altos, mayor densidad del tráfico o en condiciones de baja visibilidad.

“Nuestro análisis muestra que será crucial para los diseñadores priorizar la seguridad sobre las preferencias del conductor para que los vehículos autónomos cumplan con su promesa de ser más seguros que los conductores humanos”, dice Mueller.

 

5 junio, 2020

NewsGP

Compartir en: