fbpx

El Gobierno refinancia la deuda para calmar a los mercados y el dólar

Pateará los vencimientos de las letras del Tesoro en poder de bancos y fondos comunes de inversión. Y buscará reperfilar la deuda de más largo plazo con privados y el FMI.

El Gobierno refinancia la deuda para calmar a los mercados y el dólar | Garantia Plus

En medio de las turbulencias financieras que ayer llevaron al dólar por encima de los $61 (al final cerró en $ 60,17) y el riesgo país a 2.112 puntos, el Gobierno anunció cuatro medidas para descomprimir el dólar y los mercados. Una de ellas, un reperfilamiento de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), esto es, extender los plazos de pago de la deuda e iniciar una renegociación con el organismo, según anunció el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en una conferencia de prensa ayer por la tarde.

Luego de hacer una introducción sobre la necesidad de “preservar la gobernabilidad”, Lacunza habló de la necesidad de establecer “una campana protectora” para paliar la incertidumbre, no tanto de los mercados, sino “de las familias de ingresos medios y bajos”. Ahí explicó cuatro medidas que -según le pidió Mauricio Macri- ayuden a resolver el problema de corto plazo para la estabilidad electoral, y también a mediano y largo plazo, para no dejar un problema, sea él u otro el Presidente”.

Primero, Lacunza anunció la decisión de “extender los vencimientos de deuda de corto plazo, que coinciden con Letes y Lecaps, sólo para los inversores institucionales, no para las personas humanas (que son el 90% de los tenedores). Estos últimos cobrarán la totalidad de sus vencimientos en tiempo y forma como está previsto en el título original”.

En cambio, para las personas jurídicas (10% de los tenedores pero con 85% del volumen total), las Lecap, Letes, Lecer y Lelinks, se pagarán 15% en la fecha de vencimiento; 25% a los tres meses y 60% a los seis meses.

La segunda medida es el envío al Congreso un proyecto de ley para permitir refinanciar la deuda emitida en pesos bajo legislación argentina. Se busca un alargamiento de los plazos para reducir el peso de los pagos de la deuda durante el próximo mandato presidencial. Esa presentación se hará “en los próximos días”, confió otro funcionario.

La tercera apunta a los bancos internacionales y consistirá en sentarse a discutir una propuesta de canje de ciertos bonos emitidos bajo legislación extranjera. Esa refinanciación estará abierta a negociación y el Gobierno se comprometió a que ni habrá quita de capital ni de intereses.

Por último, y según explicó el ministro por una sugerencia de la oposición, se le propuso al FMI dialogar para reperfilar los vencimientos con ese organismo. Argentina debe empezar a devolver los 56.000 millones de dólares del stand by a partir del segundo semestre de 2021.

La palabra “reperfilamiento” implica negociar directamente con los acreedores para negociar una tasa más baja y convalidar el alargamiento de los plazos de pago. La jugada no implica una quita de capitales ni de intereses, insistieron también en este punto los funcionarios.

Las medidas que anunció el Gobierno fueron dadas a conocer después de un miércoles agitado de los mercados y de una reunión que Lacunza y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, mantuvieron -durante la tarde- con el jefe del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, y el jefe de la misión en la Argentina, Roberto Cardarelli. También participaron el secretario de Política Económica, Sebastián Katz, la vicepresidenta del BCRA, Verónica Rappoport, y el representante del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.

El ministro dijo ayer que el mandato de la gestión que le había dado el Presidente era claro: “Que no suba más el dolar ni la inflación, que ya están demasiado elevados en relación con los salarios de los argentinos”.

Anoche, sobre las medidas anunciadas en Hacienda, el titular del Banco Central, Guido Sandleris, dijo que “las decisiones adoptadas priorizan el uso de las reservas internacionales para preservar la estabilidad monetaria y financiera, aún cuando ello implique postergar el pago a los grandes inversores de deuda pública. El Banco Central continuará utilizando una política monetaria restrictiva y las intervenciones cambiarias como instrumentos centrales para moderar la volatilidad nominal”.

30 agosto, 2019

NewsGP

Compartir en: