Análisis Jeep Compass: transformación interna para seguir en lo más alto

El SUV más elegido en el último tiempo renovó su interior y reemplazó el motor 2.4 por un 1.3 turbo, más eficiente.

Análisis Jeep Compass: transformación interna para seguir en lo más alto | Garantia Plus

La preferencia del público que compra vehículos por los SUV dejó a Jeep en una posición inmejorable. La marca estadounidense llena todos los casilleros relacionados con la aventura y el tiempo libre como ninguna otra compañía. Y no desaprovechó esa posición, más allá del uso final que los clientes le darían a sus productos.

Jeep creó una gama que de alguna manera se apoyaba en la capacidad off-road del Wrangler y el lujo del Grand Cherokee, con el denominador común de ser capaz (más que el resto) de moverse fuera del asfalto. Ese “mandato familiar” se mantuvo con buena presencia en las gamas más populares, como Renegade y Compass.

Ese argumento de venta fue gran responsable del liderazgo que ambos modelos lograron en sus segmentos a pesar de que la mayoría de sus usuarios no aprovechaba ese potencial de algunas de sus versiones.

Misma figura. Los cambios estéticos de este Compass son mínimos y casi no ha cambiado respecto de la versión anterior

Aires de aventura con orientación familiar
La renovación del Compass, que acaba de llegar a nuestro mercado, se acomoda perfectamente a esa preferencia de uso de sus clientes con un cambio de filosofía y presenta una gama con una sola versión con tracción en las cuatro ruedas, que, por cierto, recién va a estar disponible a partir de este mes.

Sin cambiar mucho su estilo, el renovado SUV mediano introduce importantes cambios mecánicos, un interior reformulado casi por completo y y una orientación más al uso familiar, que es el que los usuarios le venían dando.

El diseño no solo mantiene las proporciones sino que hay que ser un conocedor del mercado o ser propietario de un Compass para reconocer rápidamente los cambios de esta renovación.

Las proporciones son las mismas que las de su antecesor.

Básicamente se centran en la parte frontal, con un nuevo paragolpes (que paradójicamente le da un mejor ángulo de ataque respecto de la versión anterior) y pequeños retoques en los conjuntos de luces. También cambia la firma lumínica de LED, ahora ubicada sobre la “pestaña” superior de los faros.

Transformación interior
La primera sorpresa grande aparece al ingresar al habitáculo. La plancha de a bordo fue completamente renovada y en la versión Limited tope de gama, viene con una pantalla de consola central más grande (10,1”) y mejor ubicada (está más arriba y más cerca de la mano del conductor). Esta nueva pantalla también incluye una nueva generación del sistema de conectividad Uconnect de la marca.

Además de estrenar diseño y de contar con una interfaz más sencilla, con un rendimiento más rápido, permite distintas configuraciones de la “home” de la pantalla en función de los perfiles de usuarios generados.

Ahora incluye conectividad inalámbrica con el teléfono celular, para gestionarlo a través de Android Auto y Apple CarPlay, que se complementa con la carga inalámbrica del mismo. No incluye (tampoco lo hacía en la versión anterior) un sistema de navegación nativo, por lo tanto, siempre habrá que usar la opción del celular.

El habitáculo cambió casi por completo. La calidad ha evolucionado de manera notoria.

El tablero de instrumentos también es 100% digital en esta versión y ofrece distintas opciones de vistas que se pueden seleccionar desde el volante multifunción.

La percepción de calidad, que ya era buena, ha evolucionado de manera notoria. Los materiales lucen todavía mejor y los encastres se mantienen muy prolijos. Aunque tiene elementos que se sienten frágiles. Los comandos que salen de la columna de dirección (para las luces de giro o el de los limpiaparabrisas) pueden mostrar recorridos imprecisos.

Por ejemplo, es común que al conectar la luz de giro se haga una seña de luz involuntaria. Los otros elementos que no se corresponden con la calidad del resto son las levas detrás del volante para pasar los cambios de modo manual: se nota mucho que son de plástico.

Esta versión cuenta con un pantalla de 10,1". El sistema multimedia ahora incluye conectividad inalámbrica con teléfonos celulares.

El espacio sigue siendo amplio y cómodo, incluso si en el sector trasero viajan tres adultos. El problema es que si el viaje es largo y tienen que llevar equipaje, no tendrán demasiado espacio en el baúl. Por cierto, en esta versión funciona fantásticamente bien la apertura manos libres del portón trasero.

Nueva mecánica
La otra novedad notable de este renovado Compass tiene que ver con su unidad de potencia naftera. Ahora viene con un motor de 1.3 litros turboalimentado que reemplaza al 2.4 litros que ofrecía antes.

Están en el mismo rango de potencia (175 CV contra 174 CV del anterior) pero tiene una diferencia a favor en el torque (momento de fuerza máxima del motor): 270 Nm contra 229 Nm. Y la mayor diferencia es su disponibilidad: a partir de las 1.850 rpm del motor nuevo contra las 3.900 rpm del anterior.

Estos números repercuten directamente en el consumo de combustible, ya que el motor 2.4 mostró siempre un buen rendimiento, pero para lograrlo había que mantenerlo arriba de las 2.500 rpm, además de tener la gran asistencia de una caja automática de 9 marchas. También es cierto que venía con tracción integral.

El nuevo motor naftero 1.3, turbo le permite una muy respuesta a bajas vueltas.

Con el nuevo motor se obtiene una muy buena respuesta a bajas vueltas y la mantiene enérgica en el rango medio. Así se convierte en un gran aliado para cualquier demanda de aceleración. La caja automática, de 6 velocidades en este caso, acompaña con pasos de marchas ascendentes suaves y veloces.

Sin embargo, cuando hace rebajes ante una aceleración repentina, la reacción no es tan veloz y el tironeo se siente. La solución es prever el rebaje desde las levas en el volante.

El comportamiento dinámico sigue siendo de lo mejor en su categoría, con una marcha que transmite seguridad a pesar del rolido que pueda experimentar la carrocería. Ya pesar de que se trata de un modelo que prioriza el confort (y lo logra), ese nivel podría ser superior si no fuera por los neumáticos de 19 pulgadas y tan bajo perfil que equipa esta versión Limited. Además del mayor riesgo de rotura o daño al neumático y la llanta.

Conserva los sistemas de asistencia a la conducción y una buena dotación de sistemas de seguridad pasiva. Si bien son números altos, los precios de Compass prácticamente se mantuvieron en línea con el del modelo precedente, con una clara estrategia de contrarrestar el buen recibimiento que tuvieron competidores como el Volkswagen Taos, Toyota Corolla Cross y Ford Territory.

Precios

  • Sport 1.3: $ 4.784.000 ( versión entrada de gama)
  • Limited Plus 1.3: $ 6.405.000 (versión probada)

Ficha técnica

Largo: 4.404 mm

Ancho: 1.819 mm

Alto: 1.632 mm

Distancia entre ejes: 2.636 mm

Peso: 1.589 kg

Baúl: 390 dm3

Tanque de combustible: 60 litros

Motor: Nafta, 1.3 turbo

Cilindros: 4, en línea

Potencia: 175 CV a 5.750 rpm

Torque: 270 Nm a 1.850 rpm

Transmisión: Automática, 6 velocidades

Tracción: Delantera

Acel. 0-100 km/h: 10 segundos

Consumo promedio: 9 L/100 km

Equipamiento destacado

Airbags frontales, laterales delanteros, de cortina y de rodilla para conductor

Frenos ABS y control de estabilidad

Control crucero adaptativo

Freno autónomo de emergencia

Sistema de mantenimiento de carril

Central multimedia de 10,1”

Apple CarPlay y Android Auto con conexión inalámbrica

Tapizado símil cuero

Techo panorámico corredizo

 

Fuente: Por Gabriel Silveira – para Clarín

12 noviembre, 2021

NewsGP

Compartir en: