Aire acondicionado del auto: qué tener en cuenta para que el calor no sea un problema

Cómo funciona, cuánto cuesta cargarlo y cuáles son las fallas más comunes. Claves para un correcto mantenimiento.

Aire acondicionado del auto: qué tener en cuenta para que el calor no sea un problema | Garantia Plus

El verano arrancó, y las temperaturas altas comienzan a sentirse, sobre todo al momento de ingresar al auto luego de que este haya estado estacionado a la intemperie durante horas. Sin embargo aún no es tarde para controlar el sistema del aire acondicionado.

El aire acondicionado es uno de los equipamientos de confort más importantes del auto. Y en verano, lo es todavía más. Además de mantenernos frescos en momentos agobiantes, también es el encargado, entre otras funciones, de mantener la humedad del habitáculo ubicándola en el 30%. Al mismo tiempo, a través de su filtro, elimina impurezas que pueden causar alergias, tos y estornudos.

Se trata de un sistema que, aunque no lo parezca, requiere unuso correcto y que por su composición y tecnología no necesita de grandes cuidados.

Cómo está compuesto y principales fallas
Antes de entrar de lleno en los consejos y en el mantenimiento es importante conocer su composición y funcionamiento.

El sistema del aire acondicionado de un vehículo consta de varias piezas a tener en cuenta: el filtro del habitáculo, que filtra el aire, polen, polvo y suciedades, y que requiere un cambio aconsejado cada 10.000 kilómetros (aunque no todas las situaciones son las mismas); el compresor, que comprime el gas y lanza el ciclo de funcionamiento del sistema de climatización; el condensador, que enfría el gas y asegura que pase al estado líquido que ha sido comprimido por el compresor; el evaporador, que enfría el aire que circula en el interior del coche y le quita la humedad; la válvula de expansión, que permite el paso del fluido de estado líquido a gas, que genera el frío; y la botella deshidratante, que filtra las impurezas y recupera la humedad del circuito para proteger el compresor.

Desde Renault aclaran que lo que suele variar según cada modelo es el accionamiento automático o manual del climatizador, en donde el primero está asociado a una computadora que lo pilota de forma completamente automática, y en el segundo es operado manualmente por el usuario.

En cuanto a las fallas más comunes, si el sistema no enfría como debería, antes de entrar en pánico es importante comprobar el estado del filtro de polen, que se va ensuciando con el paso de los kilómetros. Si bien la recomendación es cambiarlo cada 10 mil kilómetros, mucho tiene que ver los lugares frecuentes de circulación, ya que no es lo mismo transitar usualmente por caminos de tierra que por el asfalto.

El filtro cumple un rol fundamental, ya que es el encargado de que en el habitáculo se respire aire libre de polvo, polen y gases. Se aconseja cambiarlo cada 10 mil kilómetros.

El filtro cumple un rol fundamental, ya que es el encargado de que en el habitáculo se respire aire libre de polvo, polen y gases. Se aconseja cambiarlo cada 10 mil kilómetros.

En caso de estar sucio o en malas condiciones, el filtro no va a dejar pasar suficiente caudal de aire, de manera que la climatización no será la adecuada. Reemplazándolo por uno nuevo (cuestan alrededor de $ 700) es posible que se obtenga el rendimiento deseado.

“El filtro del habitáculo es sumamente importante, ya que con las ventanillas cerradas, todo lo que respiramos, pasa antes por ese filtro. Por ende, si está sucio, vamos a respirar en consecuencia. Tener el filtro del habitáculo en condiciones permite que actúe de barrera de contención, evitando que respiremos hollín, partículas de polen o lo que sería peor, respirar el monóxido de carbono que emiten los motores de esta gran ciudad”, comenta Gabriel Méndez, vicepresidente de Neumen, servicios integrales para el automotor.

Los responsables del área técnica de Renault agregan que “al contener carbón activado (los filtros que no son originales no suelen tenerlo) aumenta la eficacia en el filtrado de los gases de escape de otros vehículos, así como también minimiza los olores que puedan ingresar al habitáculo”.

Sin embargo pueden existir problemas más complejos. Como que no acople el compresor del circuito o que acople el compresor y de todas formas no enfríe. Si el compresor acopla y de todas formas no enfría, puede que no tenga la suficiente cantidad de gas o que haya una pérdida de gas en el circuito cerrado de aire acondicionado.

Por otro lado, es importante saber que la detección de fallas en el dispositivo no sólo se sujeta sistema de enfriamiento. Por ejemplo, hay otros síntomas que se manifiestan cuando hay malos olores provenientes de los difusores del aire, cuando el consumo de combustible es mayor al habitual, cuando el desempañamiento de los vidrios es deficiente, y cuando hay menor caudal de aire.

Mantenimiento
Aunque el aire acondicionado comienza a ser utilizado cuando llegan las altas temperaturas, los especialistas aconsejan encenderlo en invierno, al menos una o dos veces durante diez minutos, ya que esto evita que se resequen las juntas de unión de las tuberías y los componentes.

De cara al verano se debe comprobar el nivel de carga, ya que los gases para el enfriamiento tienen una vida limitada.

En todos los casos es importante revisar el equipo en el taller. El proceso se realiza con una máquina y consiste en quitar el gas que tenga en su interior, recuperarlo, limpiar el circuito, cambiar el lubricante (es un aceite) y recargar el gas. Todo este proceso hace que se alargue la vida útil del compresor y los demás componentes.

A su vez, hay que tener en cuenta que existen distintos tipos de gases que se utilizan para recargar los sistemas de aire acondicionado. El más usado por la característica de los equipos actuales es el ecológico, cuyo nombre es R134.

“Su funcionamiento es similar en todas las cargas. La diferencia es que este modelo de gas tiene distintos atributos que lo hace más beneficioso, no resta resistencia ni potencia al motor. Además es más rápido el tiempo de enfriamiento”, advierte Méndez.

Los precios de recarga varían según el lugar en el que se efectúen, y oscilan entre $ 2.200 y $ 3.000.

Consejos
Para un uso correcto se sugiere, primero, ventilar el habitáculo con las ventanillas bajas y luego activar el equipo. Mantener la función de recirculación activa, con la cual mejoraremos la eficiencia del sistema.

Los parasoles y las cortinas enrollable nunca pasan de moda. Si no es posible estacionarlo a la sombra, estos elementos, económicos y fáciles de colocar, pueden llegar a reducir la temperatura interior hasta en 15 grados.

Antes de encender el motor conviene asegurarse que el equipo se encuentre apagado para que no sufra ni el compresor ni la batería de la que también depende.

Asimismo es conveniente encenderlo después de algunos minutos de haber puesto en marcha el auto. Evitar ponerlo al máximo desde el principio e ir graduando la temperaturade forma progresiva para no sobreexigir al sistema.

En cuento a la temperatura ideal de circulación, los especialistas aconsejan que una vez que climatizado el habitáculo, se recomienda llevarlo entre 22 y 24 grados. En caso de no tener un aire digital, ubicar la perilla entre las medidas intermedias

Fuente: Hernán Oliveri – Clarín

22 enero, 2021

NewsGP

Compartir en: